Home

Domingo de Pascua

Señor Dios, amaste tanto este mundo que diste a tu único Hijo para que nosotros también seamos llamados tus hijos. Ayúdanos a vivir todos los días en la alegría y la gracia del Domingo de Resurrección. Que nuestros corazones sean agradecidos por tu sacrificio. Que  nuestros ojos  miren tu gracia y se regocijen por nuestra salvación. Ayúdanos a caminar en esa poderosa gracia y a contar las buenas nuevas al mundo. Todo para tu mayor gloria, Señor, Amén.

VERSÍCULOS BÍBLICOS PARA REFLEXIONAR - Mateo 28; Apocalipsis 5: 11–14; Salmo 118: 1–2; Salmo 118: 14-24

 

La tierra es lo que todos tenemos en común Wendell Berry

Como hermanas de la Santa Cruz nos comprometemos a ser co-creadoras que abrazan la creación de Dios, y en solidaridad tomamos medidas para vivir de manera sostenible, para promover, la justicia, la misericordia y la igualdad (Capítulo Mensaje 2019

A medida que nos esforzamos por trabajar juntas para marcar la diferencia, nos unimos en solidaridad con los religiosos y religiosas a nivel mundial para la campaña de la UISG "Sembrando esperanza para el planeta".

Link https://www.sowinghopefortheplanet.org/

No hay paz sin la cultura del cuidado

La cultura del cuidado, como compromiso común, solidario y participativo para proteger y promover la dignidad y el bien de todos, como una disposición al cuidado, a la atención, a la compasión, a la reconciliación y a la recuperación, al respeto y a la aceptación mutuos, es un camino privilegiado para construir la paz. «En muchos lugares del mundo hacen falta caminos de paz que lleven a cicatrizar las heridas, se necesitan artesanos de paz dispuestos a generar procesos de sanación y de reencuentro con ingenio y audacia» Leer más...

Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, para curar mi alma. Para salir con más salud espiritual. Para pasar de la miseria a la misericordia. El centro de la confesión no son los pecados que decimos, sino el amor divino que recibimos y que siempre necesitamos. El centro de la confesión es Jesús que nos espera, nos escucha y nos perdona. Recuerden esto: En el corazón de Dios estamos nosotros antes que nuestras equivocaciones. Y recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación con renovada profundidad y para saborear el perdón y la infinita misericordia de Dios.

Papa Francisco – Marzo 2021