Home

Madre María, camina con nosotros ...

La Virgen María tiene un lugar privilegiado como Madre de la Iglesia. Su proximidad física y espiritual con Jesús la coloca cerca del misterio de la Redención. San Felipe Neri escribe: "Créame, que no hay medios más poderosos para obtener la gracia de Dios que hacer las peticiones por medio de la Santísima Virgen".

La Virgen María es uno de los regalos más maravillosos que nuestro Señor Jesucristo nos ha dado. Al tratar de examinar cuán maravilloso es el regalo que María tiene para nosotros, debemos recordar el momento desgarrador cuando  Señor estando colgado de la Cruz, miró a no solo a Juan, sino a toda la Iglesia, y dijo: ''Mujer, ahi tienes a tu hijo". Entonces le dijo al discípulo:" Ahi está tu madre. "La generosidad del Señor es verdaderamente insondable”.

Santa Teresa de Calcuta dijo: "María, dame tu corazón: hermosura sin igual, pureza inigualable  inmaculada y santa; tu corazón  lleno de amor y humildad que pueda recibir a Jesús en el Pan de Vida y amarlo como tú lo amaste y le serviste en los pobres".

Los pasajes del evangelio (Lc1: 39: 48 y Jn 2: 1; 11) la visitacion y las boda en Caná son la verdadera participación de María en su mejor momento. Cuando Maria visitó a su prima, presento a Jesus a la vida de Zacarias y Elizabeth, y su sola presencia fue un medio de gracia. María tuvo a Jesús con ella y lo llevó a los demás. Todos podemos hacer esto, ser portadores de Cristo. Las religiosas estamos llamadas a transmitir a Jesus, a traves de nuestro llamado a servir. El saludo de María llenó a Isabel del Espíritu Santo y santificó a Juan en el vientre. La comunicación tiene muchas formas de expresion, nuestras palabras en el momento correcto de la manera correcta pueden ayudar mucho a las personas.

Las bodas en Cana también nos dan mucha inspiración. Lo que María pudo lograr en esa ocasión en Cana nos da ideas y conocimientos para nuestra mejor participación con Su inspiración en la vida de las personas en el momento adecuado para marcar la diferencia en las vidas de las personas a las que servimos. Maria hizo tres cosas, dijo una oración rápida: "No tienen vino"y dio un ejemplo de fe frente a esa situación desafiante y finalmente dio un consejo: "Hagan lo que Él les diga". Uno puede experimentar la fe divina y la felicidad humana.

 Al igual que María, también seremos probados de muchas maneras mientras llevamos a cabo nuestros apostolados. La experiencia enseña que necesitamos la gracia divina para enfrentar los desafíos y Jesús se vuelve real para nosotros a través de la fe y todo lo imposible se hace posible por su presencia divina. Al igual que María, convirtamos cada ocasión en una oportunidad que Dios nos brinda de hacer el bien y hacer que su presencia divina sea conocida por todos nuestros humildes actos de bondad.

Hay mucho que admirar en la persona de María, la madre de Jesús. Su obediencia al mensaje del ángel Gabriel le trajo un gran desafío. Ella en un acto supremo de fe, se rindió a su voluntad y dijo "Sí" Ella fue la elegida por Dios para compartir su plan redentor. El Espíritu se apodera de María y su vida se forma y se transforma. Su "Sí" es una respuesta de todo su ser a la iniciativa de Dios. Si Dios quiso elegir y venir al mundo por medio de una joven, humilde como María, seguramente Dios puede llamarnos  a nosotras  Sus elegidas para Su misión, siempre que estemos abiertas a escucharlo con un Corazon humilde y sencillo.

María es la mujer de fe por excelencia. Aunque María fue testigo de la pasión, el sufrimiento y la muerte de Jesús, ella creía que Él conquistaría la muerte. Por lo tanto, cuando tengamos la tentación de dudar, recurramos a María, la mujer de fe, y roguemos por su intercesión poderosa nos ayude a enfrentar las realidades dificiles de la vida.

  Les deseo a todos una muy feliz fiesta de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María

Sr Rose Paul Puthusserril, Congregational Councillor