Nuestros Fundadores Hoy

1.- Teodosio Florentini y Bernarda Heimgartner: Sembradores de   Esperanza 

 Teodosio Florentini y Bernarda Heimgartner reconociendo la voluntad de Dios en la necesidad de los tiempos, iniciaron con valor una nueva forma de vida religiosa y un nuevo estilo de vida más cercano  al pueblo, motivo de esperanza para la Suiza central.     Más tarde esta esperanza fue llevada a los cuatro continentes.  
Hna. Telma  

2.- Teodosio Florentini y Bernarda Heimgartner

Sembradores de esperanza:   ¡Una Historia de   170 años! 
Recordemos nuestras pioneras quienes  llegaron en  1883 a Mthatha,  en 1901 a Rio Bueno, y en 1906 a Trivandrum.  Ellas fueron  sembradoras de esperanza. 
Los  vientos de Esperanza soplaron en   Alemania, Italia, Inglaterra, España, Argentina, Perú; Lesoto, Zambia,  Namibia, Zimbabue; Cabo; Sri Lanka, Pakistán, Libia,  Iraq.   El viento  continua  soplando.   
El tiempo trae cambios, nuevos desafíos   y perspectivas. Lo que parecía tan inamovible y seguro  nos llegó a cuestionar.  Miremos más de cerca la historia: 
Algunas eran capaces de mirar y apuntar más allá de  salas  de clases, de hospitales, de hogares de niños, de  parroquias.   
¿Nos quedamos   con lo viejo?  ........o..........  ¿emprendemos  algo nuevo?
Ahora la comunicación por face-book y  correo  electrónico nos acercan a nuevos problemas tales como cambios climáticos, migrantes,  guerras civiles (y) refugiados,  cuestiones de  la mujer.
En muchas hay un hambre de horizontes vastos. 
Si esto es válido, ¿qué me detiene a explorar en lo profundo,  de concebir nuevas posibilidades,  de percibir  integridad en el quebrantamiento y orden en el caos?
¿La mejor manera de utilizar esta vida?     
Esperanza engendra esperanza.                

La Palabra de Dios nos llama a la creatividad y a nueva vida. 
Cuando el tiempo toca en nuestra puerta, no debemos hacernos las sordas. 
¿Qué me impulsa a comenzar cada día con nueva esperanza? ¡La PALABRA!  
Hna. Telma  

3.) Teodosio Florentini -Bernarda Heimgartner 

En este escenario del rápido cambio de la vida religiosa, el proceso de discernimiento remite a las congre-gaciones de nuevo a sus fundadores para obtener una visión más profunda para el presente y para abrirse: ¿Qué nos dirían?  / ¿Qué   nos están diciendo hoy Padre Teodosio y  Madre Bernarda?
Las palabras históricas de Teodosio Florentino "la necesidad del tiempo es la voluntad de Dios" las conocemos bien. Pero el desafío que tenemos delante   es  interpretar la necesidad del tiempo. ¿Oímos todavía las voces de los márgenes cómo   Padre Teodosio y  Madre Bernarda las escucharon? Con gran convicción y deseo ardiente. Teodosio escribió: "Enviaré a mis hermanas allí, donde más se necesitan. y se espera fervientemente, es decir, a los pobres, a los hambrientos de educación, a los enfermos, a los huérfanos, a los abandonados, a los niños de fábrica y al industrial. Allí vivirán de tal manera que se conviertan en testigos de la presencia de Cristo entre la gente.
Mostrarán cuán vital y efectiva puede ser la caridad cristiana.
Compartirán la pobreza y la necesidad de los pobres y se convertirán en todo para todos". Los líderes enviados hoy por  Dios,  como el Papa Francisco,  nos exhortan con los mismos sentimientos de nuestros Fundadores. ¿Lo reconocemos? ¿No les parece que  estábamos en línea con el Padre Teodosio y la Madre Bernarda,  cuando en el Consejo de Congregación hicimos la siguiente declaración   "¡Salgan para sanar el mundo quebrantado!"? ¿Cuál es la cara del mundo quebrantado en nuestro contexto hoy? ¿La conocemos?   ¿Queremos conocerla?   ¡Se necesita coraje!

Nuestros Fundadores nos desafían hoy a ser creadores de cambios en nuestro tiempo. Cada hermana, cada Líder Provincial, cada Equipo Provincial de Liderazgo es llamado a hacer un nuevo camino. Un sendero se hace caminando; un nuevo camino se hace cuando alguien se atreve a caminar. ¿Nos falta  imaginación, creatividad, perspicacia y apertura al Espíritu y al mundo? ¿Estamos ciegas y sordas al contexto cambiante en el que vivimos?
Usted puede preguntarse por qué me persigue el mismo pensamiento. Oigo la llamada de DESPERTAR  y ¿usted ? 
Hna. Telma