Personalidades de Menzingen

Personalidades de Menzingen con una visión amplia

Las tierras del Cantón Zug ofrecían buenas condiciones para la fundación de una congregación educadora, pues vivían allí personajes, para quienes la formación de la juventud era una preocupación seria, para lo cual ya han dado pasos concretos. En el pequeño pueblo montañés de Menzingen habían hombres con visión amplia, para quienes la formación de las niñas era asunto importante. El parroco Röllin, el presidente comunal Hegglin, el profesor Staub y el capuchino Honorius Elsener tenían planes de abrir una escuela para niñas. El padre Honorius (llamado el Teodosio chico) conocía bien los planes del Padre Teodosio relacionadas con escuelas. Estos planes fueron apoyados de parte de la Iglesia por el decano Albrecht von Haller.

El 1 de Junio de 1844, el presidente comunal Hegglin, propuso a la comunidad parroquial de Menzingen el "Programa de un Instituto para Niñas, dirigido por Hermanas Maestras". La respuesta era positiva, e incluyó la aceptación de un "local escolar con calefacción". El parroco Röllin se responsabilizaría del pago de las hermanas. El 18 o 19 de Junio de 1844, se dirigieron el párroco Röllin, el Señor Staub y el decano Haller al pueblo de Altdorf. Allí solicitaron a Padre Teodosio la redacción de una regla para la nueva comunidad. Una vez redactada la regla, él tendría que ir a Menzingen para ponerse de acuerdo en los detalles de la fundación.